Minientrada

Londres

Dejé mi Erasmus el día 8 de julio y la vida ha sido menos vida. La vuelta a la realidad  se ha convertido en toda una odisea de emociones que han dado como resultado muchas aventuras nuevas, y éstas merecen y merecerán ser contadas, pero siendo justos quedó mucho sin contar de la fase 2 en Lincoln, así que aquí estoy, dispuesta a disfrutar recordando.

Si nos encontrásemos en un CD volveríamos atrás hasta la pista número 4 dónde empieza mi descubrimiento de la deslumbrante capital inglesa.

Londres, antes tan soñada y ahora tan mía. Pasee por Londres con cualquier excusa pero no con cualquier compañía. Lo bueno de las personas es que te hacen disfrutar de lo mismo de una forma totalmente diferente.

Lejos de centrarme en  ver el Big Ben, London eye, British museum o Buckingham palace (que también), busqué exprimir  la ciudad, desde explorar Candem town ( aquí tiré los mejores noodles de mi vida sobre la maleta ), volver a mi casino favorito en Picadilly (fijaros siempre en la dirección del metro o acabaréis en las afueras, y si teneis mi mala suerte, será el último tren… Enserio, aprended de mis errores,  los taxis en Londres son caros), pasear por South bank , ver el atardecer desde la terraza más escondida de Oxford Street (Roofnic, encontrarla ya es una experiencia) o bailar a orillas del rio támesis (esto lo hize con mi hermano, era de las pocas cosas que podíamos hacer, ya que en mi despiste vital se me olvidó transferir dinero a mi cuenta, JAJA que gracioso suena ahora).

blog5

Era demasiada la emoción de estar juntas

Blog 3

Tenía que hacerlo

blog6

Festival en Covent Garden

blog5

Si tu me dices BEN, yo digo affleck (London Eye)

Blog

Compañera de vida (y de zumos si hace falta)

Blog 2

Ponle luces y me encantará

Blog 1

Os dije que bailé en South Bank

blog 4

Bankside (alto riesgo de enamorarse)

 

 

 

 

Polonia

Cada vez estoy más segura de que cuando viajamos las ganas de volver a hacerlo aumentan de forma considerable. En este caso, lo que motivo mis ganas de conocer Polonia fue dejar Holanda. Convencer a mis amigas fue trabajo fácil, porque

¿quién rechaza un viaje?

A Polonia íbamos solas, nadie nos esperaba allí. Aunque me encanta viajar, una de mis formas favoritas de hacerlo es con amigos que viven en los lugares que visito, porque es como camuflarse en el ambiente cotidiano de la ciudad por unos días.

Pero es solo preferencia personal, Polonia fue una aventura de las de verdad. Aunque no le sorprende a nadie, perdimos cientos de trenes, corrimos como si no hubiera mañana, dormimos en sitios que dejaban los lujos muy atrás, nos sentimos en mitad de la nada entre un idioma desconocido, pero evidentemente todo era mejor gracias a mi teoría de las personas que te hacen sentir a salvo.

Entre nuestras paradas se encontraban Wroclaw, Katowice, Cracovia y Varsovia. De todas ellas me quedo sin ninguna duda con Cracovia. No solo por como enamoraban los edificios y el ambiente de cuento, si no por todo lo que me hizo reflexionar acerca de los límites de los seres humanos.

Lo hablábamos durante el viaje, ¿visitar el campo de concentración de Auschwitz es inmoral? ¿Es un mal turismo? Puede ser, pero creo que es más lo que se consigue que lo que se pierde. A pesar de mi afición por la novela histórica, nunca había sido tan consciente de la maldad que podemos alcanzar los humanos.

¿Qué puede valer más que una vida? Esta pregunta rondaba en mi cabeza durante todo el viaje.

Otro de los motivos que hizo sumamente emotivo el viaje fue Paula, tras volver de Polonia ella y Gabriela nos dejarían en esta aventura Erasmus,  pero solo a modo de pausa hasta que nos reencontremos en verano…Nada ha vuelto a ser lo mismo sin ellas.

Groningen

Confío ciegamente en las personas realmente importantes en mi vida, y no es un tópico romántico, simplemente cuándo estoy rodeada de las personas que más me llenan siento como si nada malo pudiera pasarme aunque todo falle.

Hace un mes llegó a Lincoln Carlitos para apenas dos días, los cuales  pasamos visitando la ciudad sin descanso con el fin de empaparle de lo que ahora era mi día a día.

Solía pasar con él días enteros cuando vivíamos en Málaga y ahora todo ha cambiado, para mejor claro, pero esta gran experiencia por separado no es lo mismo, así que al menos teníamos que acercarnos el uno al otro a la realidad de nuestras nuevas vidas.

Tras visitar Lincoln nos fuimos a Holanda, cuándo decía “siento como si nada malo pudiera pasarme aunque todo falle” me refería por ejemplo a todos los trenes que perdimos hasta llegar al aeropuerto de Manchester y los que perderíamos desde Eindhoven a Groningen. Y bueno, es innegable que Carlitos, Macarena y yo somos unos “huevones” pero también hay que reconocer que no todo fue culpa nuestra, cuándo se quedó parado el tren 20 minutos por que había un cerdo (sí, un cerdito de granja) en la vía no tuvimos la culpa y fue además de gracioso, anecdótico.

En Groningen ( donde Carlitos está de Erasmus) básicamente me enamoré. Me enamoré de los canales, los edificios, la gente, las bicis, el OTOÑO en Holanda, las luces …

Fueron cinco días intensos, llenos de risas, paisajes, experiencias, cansancio ( soy incapaz de contar todos los trenes que cogimos), pero sobretodo felices.

Finalmente la vuelta a casa se hizo dura, independientemente de los dos días que tardamos en llegar desde que salimos de Groningen, no hay nada que odie más que las despedidas y más si me despido de una parte de mí que se queda con esa persona.

Ahora lo mejor, fotos del viaje

Catedral de Lincoln

Catedral de Lincoln

adiós UK, hola Holanda

adiós UK, hola Holanda

Así nos recibía Holanda (Eindhoven)

Así nos recibía Holanda (Eindhoven)

Tarde en el lago con las bicis (Groningen)

Tarde en el lago con las bicis (Groningen)

Casas de colores

Casas de colores

Amsterdam toma 1

Amsterdam toma 1

Amsterdam toma 2

Amsterdam toma 2

Amsterdam toma 3

Amsterdam toma 3

Amsterdam toma 4

Amsterdam toma 4

Reacción a las tomas anteriores (Adiós Holanda)

Reacción a las tomas anteriores

adios holanda

Adiós Holanda

Welcome to Lincoln

El mundo es una esfera de cristal,
el hombre anda perdido si no vuela
no puede comprender la transparencia.

Por eso yo profeso
la claridad que nunca se detuvo
y aprendí de las aves
la sedienta esperanza,
la certidumbre y la verdad del vuelo.

Pablo Neruda*

toma11

Los nuevos comienzos dan miedo, pero del bueno. Cuándo pienso en lo que sentí antes de montarme en el avión rumbo a mi nueva vida en Lincoln (Reino Unido) se me ponen los vellos de punta. Aunque he de reconocer que no vine sola y desubicada, bueno desubicada sí, pero el caso es que estaba acompañada de tres personas que por aquel entonces no sabía que se convertirían en mi familia.

He oído mil veces que cada uno tiene el Erasmus que quiere, y es cierto, pero no tan cierto como que es una experiencia que no se puede explicar con palabras. Aquí en Lincoln llueve mucho, pero todos los días son soleados para mí.

Es difícil resumir los casi dos meses que llevo aquí (culpa mía por esperar tanto), pero voy a intentarlo.

Cuando llegamos fue literalmente el día más largo de mi vida, me desperté un 10 de septiembre a las 10:00 a.m. y me dormí en esta nueva cama un 11 de septiembre a la 1:00 a.m.

Encontrar la británica casa dónde vivo, cargada de maletas, sin dormir y sobrevivir, se convirtió solo en la primera de todas nuestras aventuras.

Recuerdo con mucho cariño los primeros días, todos tan diferentes, estresantes y llenos de caras nuevas.

He elegido algunas fotos que considero especiales a modo resumen:

Primer pie en Lincoln

Hello Lincoln! (Gabriela y Alba aun no habían bajado del avión)

toma 3

Primer día en la Universidad.

Solo unas cervezas para despedir a Alba (solo estaba de visita)

Solo unas cervezas para despedir a Alba                 (solo estaba de visita)

Solo unas cervezas ( nos liamos y..Primera fiesta)

Solo unas cervezas ( nos liamos y…Primera fiesta)

toma 5

Primera escapada: Nottingham

toma 10

Cuándo dejamos de ser solo 4

 Y bueno, cuándo dejamos de ser solo 4 pasaron muchas cosas que se merecen ser contadas con más calma…

Look back

Puede sonar nostálgico empezar con un título como Look back*, y lo es.

Me atrevería a decir incluso que rebasa topes de nostalgia y no es por el hecho de no vivir el presente, sino todo lo contrario. Justo ahora estoy en el momento más emocionante de mi vida y los días, las noches, la gente, la lluvia, el sol, la música, las risas, los lugares, “PAUSA” (lo malo de las enumeraciones en términos generales es que nunca sabes como parar, así que, paro ya.) El caso es que, suelo olvidar la gran mayoría de esas cosas y me enfada.

Así que básicamente, la misión de esto es estar más cerca en un futuro, de algo que algún día fue mi presente.

toma 1